!-- TWITTER CARDS -->

martes, 16 de octubre de 2012

Cambio de ley electoral, pero ¿qué cambio?

Hay muchas personas preocupadas por la ley electoral actual y quieren que se cambie. Puede que haya millones de ellas y la mayoría sean personas particulares de todas las formas de pensar y que no milita en partidos políticos, que conocen que el sistema electoral no es justo ni bueno y saben además que hay soluciones. Por ello ahora es un buen momento para impulsar una reforma electoral y tener alguna esperanza de que cambie algo.

Sin embargo me temo que haya una reforma de la ley electoral por persona: cada uno quiere cambiar una parte diferente y tener una ley diferente; supongo que eso es lo que pasa cuando los poderes facticos, partidos a la cabeza, están interesados en “marear la perdiz” para poder hacer lo que quieran o nada. Hay que centrarse y evitar la dispersión de esfuerzos.

Comentando con un conocido concluimos que si toda la energía que se pone en todas las manifestaciones que hay de descontento se concentrara en el cambio de la ley electoral, ésta se cambiaría inmediatamente, como se cambió la constitución para incluir el déficit cero a sugerencia de la UE.

¿Qué líneas generales tendría una buena ley electoral?. En opinión de muchos incluiría, pero no estaría limitada a los siguientes:

¿Circunscripciones grandes o pequeñas? Circunscripciones pequeñas, de un orden razonable, que hagan que el público conozca a los candidatos de cerca porque éstos vayan físicamente a ellas a darse a conocer. No que el público conozca solo a los grandes “espadas” electorales y tengan una imagen de ellos fabricada por los asesores de imagen. Conocer a los candidatos y sus propuestas es la clave para elegir políticos de confianza. ¿Quién conoce ahora a los diputados? Y ¿quién conoce quién es el suyo?

¿Elegir personas o elegir listas de partidos? Visto lo visto: elegir personas. Los partidos, sean dos o sean más de dos, se han portado como empresas franquiciadoras, obedientes a sus consejos de administración. Que en el parlamento haya dos partidos principales es un avance respecto al momento no tan lejano en que solo había uno, pero la experiencia ha demostrado después de 30 años, que no es suficiente. Que el sistema electoral reformado permita que haya partidos pequeños que también tengan importancia en el Parlamento a mí personalmente no me parece suficientemente bueno; los partidos seguirán siendo sociedades franquiciadoras y los diputados seguirán siendo sus empleados, no los nuestros.

Deponer al político entre elecciones generales si no cumple. Sin tener que esperar a los cuatro años, y aunque disponga de la confianza de su partido. Esto es una gran característica que podría sanear la vida política al cabo de unas pocas elecciones. La votación de “desconfianza” de la circunscripción hacia el político electo, por ejemplo por la misma cantidad de voto, haría seguramente aparecer la figura a de la “dimisión” tan rara en nuestro panorama político, por miedo del político a la desposesión pública del cargo por parte de su electorado.

Para ayudar a cambiar la ley electoral se ha preparado la siguiente petición de firmas a la que invito a todos a firmar. Entre todos podemos.

http://www.change.org/es/peticiones/dile-al-sr-rajoy-que-cambie-la-ley-electoral
y a pulsar “me gusta” en la página Facebook:
http://www.facebook.com/pages/Dile-al-Sr-Rajoy-que-cambie-la-Ley-electoral/430851016952649

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios requieren VBº del administrador