!-- TWITTER CARDS -->

miércoles, 6 de septiembre de 2017

El problema de Cataluña es el régimen de partidos, no España.

El problema de España es el régimen de partidos, no Cataluña, y el problema de Cataluña es el régimen de partidos, no España.

El régimen de partidos hace que los votantes voten listas de partido con gente desconocida y a quienes no pueden exigir responsabilidades; y en Cataluña las listas electorales son especialmente largas: más de 80 nombres en la provincia de Barcelona para las autonómicas.

Así los elegidos para el Congreso son representantes de los partidos que les metieron en las listas y les deben obediencia en forma de disciplina de partido o de mandato imperativo; y así votan para hacer y deshacer leyes y reglamentos para beneficio del partido; este sistema político es corrupto y corrompedor de muchos que de buena fe entran en la política pensando que van a realizar un servicio a la sociedad pero terminan sirviendo al partido.  

Y los votantes son convidados de piedra de todo lo que pasa en el plano político y están a merced de las maniobras de los partidos y sus representantes en los órganos de poder del Estado.

Los partidos y el régimen del 78 han conducido a España y a Cataluña a la situación actual, y la solución no es la secesión de Cataluña con formación de una República de partidos Independiente de España; la solución ha de venir por la terminación del régimen de partidos en España lo que terminará con el régimen de partidos en toda España incluida Cataluña como parte de España: la solución es la DEMOCRACIA con mayúsculas para toda España.

En la DEMOCRACIA FORMAL los gobernados eligen a sus gobernantes de manera directa, sin listas de partidos, uno a uno, en circunscripciones uninominales con un número igual de habitantes, una por diputado,  y a doble vuelta.  Y eligen a sus representantes los diputados de distrito (DdD) y al Presidente del Gobierno en elecciones diferentes asegurándose así la independencia de los poderes legislativo y ejecutivo.

Y los diputados de distrito, sean estos autonómicos, nacionales  o simples concejales de ayuntamiento, trabajan los días de entresemana en sus respectivos parlamentos o Ayuntamientos, y los fines de semana en sus despachos en la circunscripción atendiendo directamente a sus conciudadanos sean o no sus votantes.

Así todos los votos valen igual y los ciudadanos, incluidos los catalanes, se encuentran bien representados porque pueden tener un contacto semanal con su representante y sobre quien tienen capacidad revocatoria si no les representa adecuadamente.

Y una república de partidos independiente de España en Cataluña no resolverá la problemática actual de los catalanes, sino que lo agravará porque los mismos partidos que hoy lideran Cataluña hacia la sedición, mañana continuaran en el poder con su propio régimen de partidos y sus listas de más de 80 nombres, no solo para las elecciones hoy autonómicas sino para todas las elecciones.  

Si crees que la solución del problema actual de España y de Cataluña pasa por terminar pacíficamente con el régimen de partidos ayúdame a difundir la idea apoyando la petición: https://www.change.org/p/diputados-de-distrito-fuera-listas-y-fuera-partidocracia?recruiter=28213202&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition
Lée la petición y en su caso compártela con tus amigos o promociónala, lo que mejor veas. Cuantos más estemos en esta linea mejor.

Sepas que aunque la petición solo mencione los Diputados de Distrito (DdD) su existencia implica la desaparición del sistema de partidos; elegí el nombre pensando que el concepto DdD y su utilidad para la gente es más cercano y fácil de comprender que los conceptos de cambio de régimen y proceso constituyente, aunque éstos dos más amplios sean necesarios para la existencia los DdD.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios requieren VBº del administrador